Mi?rcoles, 03 de marzo de 2010

Hoy pase por casualidad por un viejo restaurante cerca de la Fiscalía (Caracas), se llega subiendo desde la Av. Andres Bello por la esquina que queda casi en frente del Liceo de igual nombre.

Todo fue azar, simplemente tenía que entregar una correspondencia y al regresar era hora de almuerzo, cuando entré en el Metro (trasporte subterráneo) anunciaban por los altavoces que el sistema presentaba considerable retardo por causa de un arrollamiento. Pense "Ya otro más que salto a las vías u otro que simplemente resbaló en mal momento", en cualquier caso pensé en comer cerca del lugar y recordé ese sitio que no había visitado en casi cinco años, a pesar de que me gustaba y estoy en la misma ciudad.

Llegar fue cosa fácil, el sitio estaba lleno y con fila de espera para entrar, al parecer sigue siendo tan bueno y económico como cuando y estaba en esa zona. Un transeúnte distraído no daría con el lugar en realidad, pasa que no tiene cartel y no se ve directamente desde la calle, cuestión extraña, pero como es un restauran que los clientes conocen por recomendación de otros no pasa nada malo con eso.

Al lograr entrar y pasar a mesa, los recuerdos de las fotos en las paredes y la atención un tanto alocada de los viejos mesoneros me colocaron en sinfonía de recuerdos. Que increíble que pasaran años sin que volviera al sitio y sin embargo, uno de los mesoneros se me quedó viendo y mencionó que le resultaba familiar, le respondí que si era un cliente antes y que tenía tiempo sin venir, se interesó de como me iba y otras preguntas de cortesía. Llegada la hora de ordenar reí un al ver el menú, pero era por buena causa, al momento pedí una paella valenciana, la trajeron prestos y veloces, lo sirvieron con aceite de oliva, le acompañaron con un consome suave de pollo y verduras, ensalada de repollo y zanahoria con mayonesa casera con un toque de mostaza, una jarra de jugo de naranja y una porción de gelatina. Si les parece que nombre muchas cosas, deberían haberlo visto en la mesa, de verdad era un almuerzo para que quedara conforme.

Otro punto a su favor es el precio, incluso con el aviso de que en unos día va a subir, el actual es de 20 BsF y pasará a 25, jajaja, esto es un monto ridículo cuando pienso que no compro ni una hamburguesa en la calle con eso (ni se diga de los locales de comida rápida).

Espero poder volver a disfrutar en breve de este sitio.


Tags: Comida

Publicado por pedrobrito @ 18:47  | Cotidianidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios